Hoy todo me parece más bonito

arpa“El gran tesoro de la tierra residen en la persona humana”

Fragmento del Credo de la Cámara Júnior Internacional

“Estoy Contento”, joropo de la autoría del maestro Luis María “Billo” Frómeta, creador de la orquesta Billo’s Caracas Boys, llamada ahora simplemente “Orquesta Billo’s”, http://www.orquestabillos.com me da la oportunidad de conversar con ustedes acerca de una de las primeras cualidades que los innovadores poseen que es la capacidad de ver el mundo “bonito”. Primero escuchen la canción, y sientan la ingenuidad y optimismo expresado:

Hoy todo me parece más bonito,

hoy canta más alegre el ruiseñor,

hoy siento la canción del arroyito

y siento como brilla más el sol(Bis).

Aprendí con Mauro Rodríguez Estrada, que quien entiende las palabras, entiende bien las cosas. Hace relativamente poco aprendí lo que significa la palabra “innovar”. Creí que era una palabra nueva y resulta que es una palabra que viene del latín “innovatĭo, innovatiōnis, del verbo “innovāre”, que significa “mudar o alterar”, tiene que ver con introducir novedades, nuevos métodos, ideas, artículos.

Según me han dicho la palabra puede encontrarse en manuscritos tan antiguos, que se remontan a 1440. ¿Exactamente qué innovaciones tuvieron lugar en 1440? (¿Ruedas más redondas de una carreta?) Cualquiera sea la conjetura sobre lo que se inventó, no importa, pero independientemente de esto es probable que aquellas invenciones hayan mejorado la calidad de vida para muchas personas.

Actualmente, esta “cosa de la innovación” es algo de moda, que ha caído casi en un cliché por el mal uso. De hecho, parece que todas las compañías han identificado a la innovación como una capacidad estratégica digna de desarrollarse. Quién en su mente derecha (¿o es el cerebro derecho?) ¿Puede negar el valor de mejorar cosas? ¿No es esto lo que los seres humanos — esos inventores magníficos del microchip y de la viruta del chocolate — se supone que hacen?

Cierto. Pero ¿Quién tiene tiempo para ello?

Y así comienza la búsqueda por la Píldora mágica….

Desafortunadamente, la innovación, a diferencia de la auditoria o reingeniería, no está dada por, o basada en simples fórmulas. Está basada en PERSONAS – individuos agitados, inspirados, fascinados con una necesidad casi celular por el cambio. Y si bién esto puede apoyarse en sistemas, nunca puede ser reducido o simplificado a un sistema. La “innovación,” como Tom Peters la definió tan conveniente, “es un negocio complejo.”

Porque allí es donde todo comienza. Con el innovador — el individuo inspirado que ve una manera mejor y va por ella.

http://www.adriancottin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*