Que se escuche tu voz

 “Tu voz es un don de Dios, demasiado precioso para ser desperdiciado. Te toca a ti darle valor, haciendo uso de ella para que todos lo sepan” – Dito Hermano


¡Todos tenemos algo precioso y valioso por decir! Lo que hace falta es que le demos valor y lo compartamos con otros. Te sorprenderás al saber que hay personas, dispuestas a escuchar lo que tienes por decir.

Escribe lo que tienes por decir. Puedes escribir sobre ti. Acerca de que no fuiste al kindergarten, el clima de tu ciudad, las inversiones en la bolsa de valores y el ahorro compartido. Acerca del futuro del planeta, la caspa y sus consecuencias, el comportamiento de los animales en cautiverio o el perdón de los pecados. Siempre habrá alguien interesado, en lo que tienes por decir.
Lo primero que tiene que suceder, es que pienses que puedes escribir y hablar de lo que tú tienes por decir. Lo otro que tiene que suceder, es que decidas que seguirás escribiendo y hablando de los temas de tu interés, sin importar lo que pase. Y por último, debes hablar de lo que es importante para ti, de lo que tiene que ver contigo.
Habla de lo que afirmes como tuyo, de lo que a ti te mueve, de lo que sientes que tiene valor. Habla acerca de los lugares que has visitado, por simples que te parezcan, de las películas que has visto, de las personas que has conocido, de los conocimientos que has adquirido. Dile a la gente lo que sientes acerca de la vida, de lo divertida que fue tu infancia, de los problemas que enfrentaste cuando tenías 14 años, de tu primer amor. Del auto que compraste junto a cinco compañeros más, y de cómo hicieron para compartirlo. Háblales acerca de las excursiones que hacías con tu pandilla, y de cómo hacía tu mamá para que te comieras la sopa de arvejas, que no te gustaba.
Incentiva a otros a dejar escuchar su propia voz. A contar su historia. A hablar acerca de lo que les interesa que el mundo conozca acerca de ellos. A darle valor a lo simple de la vida. A percibir el encanto que sienten los demás, cuando hablas desde el corazón.
Posibilita el que puedas entretener a otros, educarlos, incentivarlos a la acción, moverlos hacia donde deseas que vayan. Que lloren, o que se rían, que sufran o que gocen con tus historias. Lo importante es que algo pase con tu historia, con tu cuento, con tu anécdota, con  la información que a ti te interesa comunicar.
Lo importante es que escuchen tu voz, lo que tienes por decir. Que las personas valoren lo que les dices para que haya comunicación entre ellos y tú.
Elabora una lista de las 10 cosas acerca de las cuales deseas hablar, lo que a ti te apasiona, lo que deseas que otros aprendan, que sepan acerca de ti, que hagan porque tú se lo dijiste.
Que se oiga el sonido de tu propia voz, y que el mundo se mueva porque tú hablaste.

 

 

One thought on “Que se escuche tu voz

  1. Hoy más que contenta porque en vez de un escrito tuyo leo 2. Agradezco esas palabras porque ciertamente siempre alguien desea escuchar lo que escribes. No importa lo que sea siempre es importante porque es un escrito propio de lo que nos gusta, apasiona…incentivar nuestra mente por medio de la escritura en mi caso es fascinante, es la mejor experiencia que vivo cuando al escribir me conecto conmigo y con muchos, con muchos y conmigo. En fin Adrian siempre dispuesta a escucharte y atenta a esas palabras que salen desde lo más profundo de tu ser. Duvraska. Un abrazo y bendiciones ese Corazón ya esta en camino amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*